Partidos míticos: Isiah Thomas lesionado, anota 25 puntos en un solo cuarto en las finales de 1988 contra los Lakers

isiah_thomas_ankle_game

19 de junio de 1988. Llegamos al sexto partido de las finales de la NBA de 1989 entre Detroit Pistons y Los Angeles Lakers. La serie estaba 3-2 favorable a los Pistons pero si querían ganar el anillo, los de Detroit deberían vencer a los actuales campeones en el Forum de Los Angeles.

Con motivo del 25 aniversario de este mítico partido, el año pasado la NBA TV lo volvió a emitir en prime time e invitó a su gran protagonista, Isiah Thomas a twittear sobre el mismo. Alternaremos pues la narración de los hechos con algunos comentarios de Isiah.

Isiah Thomas: “Estoy muy emocionado de poder vivir este momento histórico con todos mis fans. Gracias por acompañarme esta noche.” “Nosotros sabíamos que este era el juego que podía cerrar la final, y queríamos terminar esa noche.”

Una final de la NBA en la que participan nada menos que siete Hall of Fame (Isiah Thomas, Joe Dumars, Adrian Dantley, Denis Rodman, Magic Johnson, James Worthy y Kareem Abdul Jabbar) es una grandísima final. A esto hay que añadir, que los Lakers luchaban por ser el primer equipo en repetir campeonato desde que los Celtics lo consiguieran en 1968 y 1969, mientras que los Pistons ansiaban lograr el primer anillo de su historia.

Isiah Thomas: “En estos momentos, tengo sudores en las manos antes de que empiece el partido, recuerdo que por aquel entonces tenía mariposas en el estómago.” “Yo sabía que esta era nuestra noche, sentí que éramos el mejor equipo”

Isiah Thomas: “El beso, y la guerra comienza.” (En referencia al clásico saludo con su amigo Magic justo antes de comenzar el partido)

Isiah Thomas: “Los Lakers no pudieron igualar en ningún momento nuestro velocidad.” “Lo estoy sintiendo ahora mismo, diciéndome se paciente y espera la oportunidad.”

Pregunta: ¿Recibisteis el suficiente crédito por ser agresivos en defensa pero también anotar mucho?
Isiah Thomas: “Nosotros éramos uno de los mejores equipos de los 80, en ambos lados de la cancha.”

Pregunta: Isiah viendo el partido de nuevo, ¿No te dan ganas de ponerte las zapatillas y volver a jugarlo?
Isiah Thomas: “Lo dejé todo en ese partido, no tengo ganas de competir así (lesionado) de nuevo”

Al descanso se llega con 53-46 en el marcador a favor de los Lakers. Nada hacía presagiar que a continuación llegaría probablemente el mejor cuarto de la historia de las finales de la NBA.

Isiah Thomas: “Nosotros creíamos que eramos el mejor equipo defensivo que jamás haya jugado a este deporte.”

En los primeros cuatro minutos y medio del cuarto, Isiah anota 14 de los 16 puntos de su equipo y los Pistons se colocan a dos puntos de los Lakers: 64-62 pero tras un rebote defensivo, Isiah conduce el contraataque y tras asistir a Dumars pisa accidentalmente a Michael Cooper.

Se hace el silencio en el Forum, Isiah se retuerce de dolor en el suelo mientras el banquillo de los Pistons al completo se pone en pie preocupado por su líder.

Isiah Thomas: “Me decía a mí mismo, noooooooooooo, ¡No puedo parar ahora!” “Mi madre me solía decir que solo es dolor.” “Todo se ralentizó desde la lesión, era cómo si jugase a cámara lenta.”

Con Isiah en el banquillo, los Lakers vuelven a cobrar ventaja en el marcador 74-66. A tan solo 16 minutos de poder conseguir hacer realidad el sueño del anillo por el que tantos años había trabajado, Isian visiblemente cojo se levanta del banquillo y le dice a Chuck Daly que quiere jugar.

Nada más salir, driba a Worthy, se escapa por la línea de fondo y anota lanzando a una sola pierna delante de A.C. Green ( 74-68).

Isiah Thomas: “Tenía tanto miedo de poner el tobillo en el suelo y caerme…”

En el siguiente ataque, Isiah finta a Michael Cooper, bota hacia su izquierda, lanza desequilibrado y anota a tabla a pesar de la falta de Cooper. Thomas sale despedido hacia un lateral y consigue frenar la caída sobre varios fans de los Lakers pegando saltitos a una sola pierna.

Dantley y Rodman se suman a la fiesta de Isiah, consiguiendo anotar y en la siguiente posesión para los Pistons, Isiah mete un triple colocando el empate en el marcador (77-77). Los Lakers fallan, Rodman captura el rebote, se la pasa a Isiah, que avanza por el centro y anota una bandeja, tras la cual cae al suelo… pero sin perder un solo segundo, se levanta y vuelve a defender sprintando completamente cojo.

Tanto los seguidores de los Pistons como los de los Lakers no daban crédito a lo que estaban viendo… un jugador estaba realizando el cuarto perfecto precisamente en el momento más importante de su carrera y a pesar de encontrarse ostensiblemente lesionado.

Isiah Thomas: “Quería ganar, así que cogí todo lo que llevaba dentro para no llorar.”

A.C. Green vuelve a colocar el empate en el marcador pero aún restan unos segundos para finalizar el cuarto. Isiah recibe en las inmediaciones de la línea de tres, con Cooper pegado a él. Pivota sobre sí mismo, finta hacia un lado, se gira hacia el otro y lanza un bombeadísimo fade away desde 6 metros que atraviesa limpiamente la red.

Isiah Thomas: “Final del tercer cuarto, realicé un tiro que solía hacer en secundaria.”

Finaliza el tercer cuarto. Los Pistons van ganando por 2 puntos (81-79). Isiah Thomas ha anotado 25 puntos en un solo cuarto, 11 de ellos cojo. Ningún jugador en la historia ha conseguido anotar tantos puntos en un solo cuarto de unas finales. El deseo por ganar de Isiah era tan grande que se sobrepuso al dolor en una actuación épica.

La igualdad se mantuvo en el último cuarto y era evidente que el partido se iba a decidir en las últimas posesiones.

Isiah Thomas: “Jugábamos con tanta emoción e intensidad, que era común ver lágrimas en nuestro banquillo y vestuario.”

Isiah Thomas: “Increíble la magia que tenía Laimbeer, era tan bueno.” “Amo a Rodman.”

Pregunta: Todos los chicos de ese equipo tenían una fuerte personalidad, ¿Cómo fue posible que todos remaran en la misma dirección y formar un equipo de tal calibre?
Isiah Thomas: “¡Nos amábamos como una familia!”

A un minuto y medio del final Isiah Thomas anotaba desde la línea de fondo y superando por elevación a Magic Johnson, su punto 43 del partido (además de 8 asistencias y 6 robos de balón) colocando a los Pistons por delante 100-99.

Dos tiros libres de Joe Dumars acercarían aún más el anillo a Detroit 102-99 cuando quedaba menos de un minuto para el final.

Una leyenda urbana dice que el champán ya había sido enviado al vestuario de los Pistons para que estos pudieran celebrar el título, pero Byron Scott en primer lugar y dos tiros libres libres de Kareem Abdul Jabbar después de una inexistente falta sancionada a Bill Laimbeer, hicieron posible la remontada de los Lakers (103-102).

En el séptimo partido, también disputado en Los Angeles, Los Lakers volvieron a imponerse a los Pistons 108-105 consiguiendo el deseado back to back.

Los Pistons, que ya tenían hechuras de equipo campeón, aprendieron de lo sucedido para volver la temporada siguiente a las finales de la NBA y ganar dos anillos consecutivos en 1989 y 1990 ante Lakers y Blazers respectivamente.

Imágenes del tercer cuarto de Isiah Thomas, con voz en off de un narrador muy radiofónico, música heroica de fondo y declaraciones de los protagonistas. Gran momento cuando tras una canasta de Thomas cojo, el locutor no puede contenerse: “I don’t believe what I am seeing!!!”:

Hace 26 años, el programa “Cerca de las estrellas” retransmitió en directo y de madrugada este partido. Volver a escuchar la voz de Ramón Trecet narrando la portentosa actuación de Isiah Thomas, me hace recordar lo que sentí al ver este partido por primera vez, siendo un niño.

Las lección extraída de este partido, podría ser que la felicidad no reside en la victoria, sino en el proceso de tratar de conseguirla. Independientemente del resultado final de un partido y de sus circunstancias, si lo has dado todo, si te has dejado el alma en la pista… habrá valido la pena.

Isiah Thomas: “Espero que todos hayan disfrutado de este partido. Un clásico.”

Anuncios

Acerca de cblapenya1992

Club Basket La Peña en Bilbao, fundado en 1992 y que actualmente milita en el grupo del País Vasco, Navarra y La Rioja de la Primera División Nacional Masculina.
Esta entrada fue publicada en Partidos míticos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s