Partidos míticos: Robert Horry acaba con los Pistons en las finales de la NBA del 2005

Horry Game Winner Pistons

Tras su legendario triple ganador ante los Kings, hoy volvemos a hablar de Horry. Esta vez recordamos la actuación de un Robert Horry veterano, de 35 años, que jugando en los Spurs junto a Duncan, Parker, Ginobili… llegó a las finales de la NBA en 2005 ante los vigentes campeones: los Detroit Pistons.

Los 4 primeros partidos de la serie se saldaron con victorias locales y el quinto se disputaría en el Palace de Aurburn Hills (Detroit). Estadísticamente quien consigue colocarse 3-2 tiene todos los boletos para hacerse con el anillo (como posteriormente sucedió) por lo que el marco en el que se produjo este nuevo “Horry miracle” no pudo ser más importante.

19 de Junio del 2005. Tan solo restan unos segundos para finalizar el tercer cuarto y los Pistons mandan 63-61 en el marcador. Horry desparecido hasta entonces (0 puntos) decide que es un buen momento de entrar en escena. Su triple para cerrar el cuarto y poner a los Spurs por delante solo iba a ser un pequeño aperitivo de lo que estaba por llegar.

Cada vez que los Pistons adquirían ventaja en el luminoso, allí estaba Horry para mantener a su equipo en el partido. 13 puntos de Big Shot Rob en el último cuarto permitieron a los de San Antonio forzar la prórroga.

5 minutos extra que podían valer un nuevo anillo y dos jugadas que definen a todo un crack. Pistons 95 – Spurs 91, tan solo un minuto y medio para el final de la prórroga… Horry recibe en la línea de tres, pero Prince salta al tapón… por lo que Horry finta y penetra hacia el interior de la zona… un bote… otro… parada en dos tiempos y salta hacia el aro desde muy lejos… Hamilton llega a la ayuda colocándose fuera del semicírculo… los cuerpos chocan provocando que el mate que pretendía Horry se haga imposible… En el comienzo de su carrera en Houston, Horry era un alero muy atlético capaz de realizar grandes mates, pero con 35 años en sus espaldas, aquellos tiempos hace mucho que ya habían pasado y ni los más viejos del lugar recuerdan a Horry un mate similar al que estaba intentando… Únicamente el propio Horry cree que lo que está haciendo puede acabar bien… así que estira el brazo… un brazo que parece de goma… la acción nos recuerda a la última escena de Space Jam donde Jordan estira su brazo para machacar… la inquebrantable fe de Horry tiene su premio y consigue un 2+1 que vuelve a meter a los Spurs en el partido.

Llegamos a los últimos 9,4 segundos de la prórroga y los Pistons van ganando por 2 puntos, la posesión es de los Spurs que sacan de banda. Horry pone el balón en juego pasándosela a Ginobili que recibe en la esquina. Rasheed Wallace (el defensor de Horry) decide que es una buena situación para ir a hacer un dos contra uno. Y en cualquier otra circunstancia lo hubiese sido, pero si defiendes a Horry, estás en el quinto partido de las finales de la NBA, el marcador está igualado y quedan tan solo unos segundos… nunca, Nunca, NUNCA debes abandonar la marca de tu hombre.

Ginobili se la devuelve a Horry, que anota un nuevo triple decisivo dando la victoria a su equipo. La estadística dice que fueron 21 puntos y 5/6 en triples (recordamos que cuando restaban un par de segundos para terminar el tercer cuarto, Horry aún no había anotado) pero al ver en directo el partido, sobraban todos estos datos… Horry lo estaba volviendo a hacer, y no cabía otro final posible.

En el siguiente partido, Detroit consiguió igualar la serie de nuevo a 3 con una gran victoria a domicilio. Pero en el séptimo y definitivo encuentro, los Spurs se impusieron a los Pistons 81-74 logrando el anillo. En aquella Regular Season, Horry promedió 6 puntos por partido… pero en aquel game 7, volvió a aparecer con 15 puntos (2/3 en tiros de 2, 2/4 en triples y 5/6 en tiros libres).

Hace poco leíamos en un foro de basket la siguiente pregunta… ¿Si te pudieras reencarnar en un jugador de baloncesto entre Karl Malone y Robert Horry, quién de los dos te gustaría ser? El primero, una superestrella con muchísimas marcas individuales de partidos, puntos, rebotes… pero ningún anillo de campeón; el segundo, un jugador de rotación que nunca llegó a ser All Star pero que fue pieza importante en sus equipos hasta el punto de conseguir 7 anillos. No sé vosotros qué elegiríais, pero personalmente no tendría ninguna duda: 7 anillos, uno para cada día de la semana 😉

Anuncios

Acerca de cblapenya1992

Club Basket La Peña en Bilbao, fundado en 1992 y que actualmente milita en el grupo del País Vasco, Navarra y La Rioja de la Primera División Nacional Masculina.
Esta entrada fue publicada en Partidos míticos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s