Colgando el teclado…

Esta entrada de “despedida”, la realizaré a título personal…

Al comienzo del verano del año 2011, el que fuera fundador, presidente y entrenador del Club Basket La Peña, Carlos Ballesteros , me planteó la idea de crear la página web del equipo.

Poco después, concretamente el 17 de Junio del 2011, echó a andar la web:

https://cbasketlapenyabilbao.wordpress.com/

Durante 3 años, 2 meses y 2 días, he ido añadiendo contenidos con un mismo denominador común: el baloncesto.

En todo este tiempo, he realizado 777 entradas para la web del equipo, con lo que la media de entradas publicadas semanalmente es muy próxima a 5.

En la web, hemos recibido 266.000 visitas provenientes de 112 países distintos, siendo el top 25: España, Mexico, Argentina, Estados Unidos, Colombia, Venezuela, Chile, República Dominicana, Perú, Puerto Rico, Ecuador, Finlandia, Gran Bretaña, Alemania, Uruguay, Guatemala, Bolivia, Panamá, Canadá, Costa Rica, El Salvador, Francia, Paraguay, Francia y Brasil.

visitas

El 26 de junio del 2013 tiene el record de más visitas en un solo día con 2890.

Hace un año, con la ayuda de David, también se puso en marcha una segunda web, con prácticamente los mismos contenidos pero distinto formato:

http://lapenyabilbao.com/

En ella, hemos recibido 10.000 visitas en total. El 15 de mayo, registró un record de 197 visitas.

Durante este último mes, y a modo de traca final, hemos conseguido alcanzar los 60 partidos míticos; no están todos los que son, pero sí son, todos los que están.

Me he divertido mucho haciéndolos, al igual que las crónicas, los jugadores misteriosos… pero todo tiene un comienzo y un final. Ya colgué las botas hace unos años, y ahora me toca colgar la pluma, o en este caso, el teclado.

La nueva temporada traerá muchas novedades y el equipo tiene por delante retos apasionantes, pero en unos meses, yo también afrontaré una nueva etapa en mi vida, con muchos cambios y una grandísima ilusión en el horizonte.

No sé si alguien tomará el relevo a la hora de llevar la web del equipo… Ojalá. En cualquier caso, seguiré vuestras evoluciones desde la distancia.

Un placer haber podido compartir con vosotros, todos estos ratos de buen baloncesto virtual 🙂

Mucha suerte a todos y sed felices siempre!!!

Aitor Castrillo

PD: A mí, hace ya muuuuucho tiempo que me invadió el baloncesto… ¿y a ti?

baloncesto

Publicado en Noticias C.B. La Peña | 4 comentarios

Partidos míticos: Isiah Thomas lesionado, anota 25 puntos en un solo cuarto en las finales de 1988 contra los Lakers

isiah_thomas_ankle_game

19 de junio de 1988. Llegamos al sexto partido de las finales de la NBA de 1989 entre Detroit Pistons y Los Angeles Lakers. La serie estaba 3-2 favorable a los Pistons pero si querían ganar el anillo, los de Detroit deberían vencer a los actuales campeones en el Forum de Los Angeles.

Con motivo del 25 aniversario de este mítico partido, el año pasado la NBA TV lo volvió a emitir en prime time e invitó a su gran protagonista, Isiah Thomas a twittear sobre el mismo. Alternaremos pues la narración de los hechos con algunos comentarios de Isiah.

Isiah Thomas: “Estoy muy emocionado de poder vivir este momento histórico con todos mis fans. Gracias por acompañarme esta noche.” “Nosotros sabíamos que este era el juego que podía cerrar la final, y queríamos terminar esa noche.”

Una final de la NBA en la que participan nada menos que siete Hall of Fame (Isiah Thomas, Joe Dumars, Adrian Dantley, Denis Rodman, Magic Johnson, James Worthy y Kareem Abdul Jabbar) es una grandísima final. A esto hay que añadir, que los Lakers luchaban por ser el primer equipo en repetir campeonato desde que los Celtics lo consiguieran en 1968 y 1969, mientras que los Pistons ansiaban lograr el primer anillo de su historia.

Isiah Thomas: “En estos momentos, tengo sudores en las manos antes de que empiece el partido, recuerdo que por aquel entonces tenía mariposas en el estómago.” “Yo sabía que esta era nuestra noche, sentí que éramos el mejor equipo”

Isiah Thomas: “El beso, y la guerra comienza.” (En referencia al clásico saludo con su amigo Magic justo antes de comenzar el partido)

Isiah Thomas: “Los Lakers no pudieron igualar en ningún momento nuestro velocidad.” “Lo estoy sintiendo ahora mismo, diciéndome se paciente y espera la oportunidad.”

Pregunta: ¿Recibisteis el suficiente crédito por ser agresivos en defensa pero también anotar mucho?
Isiah Thomas: “Nosotros éramos uno de los mejores equipos de los 80, en ambos lados de la cancha.”

Pregunta: Isiah viendo el partido de nuevo, ¿No te dan ganas de ponerte las zapatillas y volver a jugarlo?
Isiah Thomas: “Lo dejé todo en ese partido, no tengo ganas de competir así (lesionado) de nuevo”

Al descanso se llega con 53-46 en el marcador a favor de los Lakers. Nada hacía presagiar que a continuación llegaría probablemente el mejor cuarto de la historia de las finales de la NBA.

Isiah Thomas: “Nosotros creíamos que eramos el mejor equipo defensivo que jamás haya jugado a este deporte.”

En los primeros cuatro minutos y medio del cuarto, Isiah anota 14 de los 16 puntos de su equipo y los Pistons se colocan a dos puntos de los Lakers: 64-62 pero tras un rebote defensivo, Isiah conduce el contraataque y tras asistir a Dumars pisa accidentalmente a Michael Cooper.

Se hace el silencio en el Forum, Isiah se retuerce de dolor en el suelo mientras el banquillo de los Pistons al completo se pone en pie preocupado por su líder.

Isiah Thomas: “Me decía a mí mismo, noooooooooooo, ¡No puedo parar ahora!” “Mi madre me solía decir que solo es dolor.” “Todo se ralentizó desde la lesión, era cómo si jugase a cámara lenta.”

Con Isiah en el banquillo, los Lakers vuelven a cobrar ventaja en el marcador 74-66. A tan solo 16 minutos de poder conseguir hacer realidad el sueño del anillo por el que tantos años había trabajado, Isian visiblemente cojo se levanta del banquillo y le dice a Chuck Daly que quiere jugar.

Nada más salir, driba a Worthy, se escapa por la línea de fondo y anota lanzando a una sola pierna delante de A.C. Green ( 74-68).

Isiah Thomas: “Tenía tanto miedo de poner el tobillo en el suelo y caerme…”

En el siguiente ataque, Isiah finta a Michael Cooper, bota hacia su izquierda, lanza desequilibrado y anota a tabla a pesar de la falta de Cooper. Thomas sale despedido hacia un lateral y consigue frenar la caída sobre varios fans de los Lakers pegando saltitos a una sola pierna.

Dantley y Rodman se suman a la fiesta de Isiah, consiguiendo anotar y en la siguiente posesión para los Pistons, Isiah mete un triple colocando el empate en el marcador (77-77). Los Lakers fallan, Rodman captura el rebote, se la pasa a Isiah, que avanza por el centro y anota una bandeja, tras la cual cae al suelo… pero sin perder un solo segundo, se levanta y vuelve a defender sprintando completamente cojo.

Tanto los seguidores de los Pistons como los de los Lakers no daban crédito a lo que estaban viendo… un jugador estaba realizando el cuarto perfecto precisamente en el momento más importante de su carrera y a pesar de encontrarse ostensiblemente lesionado.

Isiah Thomas: “Quería ganar, así que cogí todo lo que llevaba dentro para no llorar.”

A.C. Green vuelve a colocar el empate en el marcador pero aún restan unos segundos para finalizar el cuarto. Isiah recibe en las inmediaciones de la línea de tres, con Cooper pegado a él. Pivota sobre sí mismo, finta hacia un lado, se gira hacia el otro y lanza un bombeadísimo fade away desde 6 metros que atraviesa limpiamente la red.

Isiah Thomas: “Final del tercer cuarto, realicé un tiro que solía hacer en secundaria.”

Finaliza el tercer cuarto. Los Pistons van ganando por 2 puntos (81-79). Isiah Thomas ha anotado 25 puntos en un solo cuarto, 11 de ellos cojo. Ningún jugador en la historia ha conseguido anotar tantos puntos en un solo cuarto de unas finales. El deseo por ganar de Isiah era tan grande que se sobrepuso al dolor en una actuación épica.

La igualdad se mantuvo en el último cuarto y era evidente que el partido se iba a decidir en las últimas posesiones.

Isiah Thomas: “Jugábamos con tanta emoción e intensidad, que era común ver lágrimas en nuestro banquillo y vestuario.”

Isiah Thomas: “Increíble la magia que tenía Laimbeer, era tan bueno.” “Amo a Rodman.”

Pregunta: Todos los chicos de ese equipo tenían una fuerte personalidad, ¿Cómo fue posible que todos remaran en la misma dirección y formar un equipo de tal calibre?
Isiah Thomas: “¡Nos amábamos como una familia!”

A un minuto y medio del final Isiah Thomas anotaba desde la línea de fondo y superando por elevación a Magic Johnson, su punto 43 del partido (además de 8 asistencias y 6 robos de balón) colocando a los Pistons por delante 100-99.

Dos tiros libres de Joe Dumars acercarían aún más el anillo a Detroit 102-99 cuando quedaba menos de un minuto para el final.

Una leyenda urbana dice que el champán ya había sido enviado al vestuario de los Pistons para que estos pudieran celebrar el título, pero Byron Scott en primer lugar y dos tiros libres libres de Kareem Abdul Jabbar después de una inexistente falta sancionada a Bill Laimbeer, hicieron posible la remontada de los Lakers (103-102).

En el séptimo partido, también disputado en Los Angeles, Los Lakers volvieron a imponerse a los Pistons 108-105 consiguiendo el deseado back to back.

Los Pistons, que ya tenían hechuras de equipo campeón, aprendieron de lo sucedido para volver la temporada siguiente a las finales de la NBA y ganar dos anillos consecutivos en 1989 y 1990 ante Lakers y Blazers respectivamente.

Imágenes del tercer cuarto de Isiah Thomas, con voz en off de un narrador muy radiofónico, música heroica de fondo y declaraciones de los protagonistas. Gran momento cuando tras una canasta de Thomas cojo, el locutor no puede contenerse: “I don’t believe what I am seeing!!!”:

Hace 26 años, el programa “Cerca de las estrellas” retransmitió en directo y de madrugada este partido. Volver a escuchar la voz de Ramón Trecet narrando la portentosa actuación de Isiah Thomas, me hace recordar lo que sentí al ver este partido por primera vez, siendo un niño.

Las lección extraída de este partido, podría ser que la felicidad no reside en la victoria, sino en el proceso de tratar de conseguirla. Independientemente del resultado final de un partido y de sus circunstancias, si lo has dado todo, si te has dejado el alma en la pista… habrá valido la pena.

Isiah Thomas: “Espero que todos hayan disfrutado de este partido. Un clásico.”

Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario

Partidos míticos: El baby hook de Magic Johnson contra los Celtics

9 de Junio de 1987. Cuarto partido de las finales de la NBA entre Lakers y Celtics. Ambos equipos habían ganado en sus respectivos pabellones y los de Los Angeles iban 2-1 por delante en la eliminatoria con la intención de asaltar el Boston Garden, la cancha de los vigentes campeones.

Los Celtics mandan en el marcador durante todo el partido, pero un arreón final de los visitantes les coloca con opciones de hacerse con la victoria.

A tan solo un minuto para el final del partido James Worthy coloca a su equipo uno abajo (103-102). En el siguiente ataque, Larry Bird se queda con Kareem en un cambio defensivo, da un pasito atrás, lanza… pero el balón no entra.

Magic Johnson marca jugada, Michael Cooper en el poste bajo trata de ganar la posición, Magic observa sin dejar de botar. Un gesto del base es suficiente para que Cooper se gire y busque el bloqueo indirecto a Kareem. En condiciones normales, Kareem aprovecharía el bloqueo para recibir al poste y tratar de conectar el gancho, pero Robert Parish se despista medio segundo en la defensa del bloqueo… tiempo suficiente para que Magic conecte el alley-oop . Kareem machaca el milimétrico pase de Magic y los Lakers se ponen por delante 104-103 acuando restan 29 segundos para el final.

Dennis Johnson recibe el bloqueo directo de Parish, los Lakers cambian de hombre y Dennis se la pasa a Parish en el poste bajo que tiene ventaja sobre Magic. Kareem lo sabe, y acude a hacer el 2×1 pero Parish anda rápido y se la devuelve a Dennis Johnson que está solo. Dennis recibe y ya tiene encima a Magic y a Michael Cooper que había acudido a la ayuda, por lo que busca al hombre solo, en este caso Danny Ainge. James Worthy acude a la ayuda pero estos Celtics juegan de memoria y Ainge conecta el extra pass a la esquina a Larry Bird. Mychal Thompson, que estaba con McHale, salta a la ayuda… y al tapón. Bird, con el defensor completamente encima, anota el triple y el Boston Garden ruge aplaudiendo a su héroe. 106-104 Celtics!!!

Aún quedan 12 segundos y los Lakers tienen la posesión. Magic busca a Kareem, que al intentar lanzar recibe la falta… dos tiros libres. Anota el primero pero falla el segundo. McHale que estaba haciendo un partido soberbio (25 puntos, 14 rebotes y 10/14 en tiros de campo) no cierra bien el rebote y concede un saque de fondo que a la postre sería decisivo. 106-105 Celtics, 7 segundos para el final.

Cooper preparado para sacar, Byron Scott espera en la bombilla a modo de pase de seguridad, Worthy, Magic y Kareem juntos en 2 metros cuadrados. Magic realiza un bloqueo ciego a Worthy que corta hacia el aro buscando sorprender, pero los Celtics cambian de hombre en defensa impidiendo el pase. Kareem bloquea y Magic finalmente recibe en la línea de fondo, a 7 metros del aro.

Intentemos meternos por un momento en la cabeza de Magic. Lo que narraremos a continuación son pensamientos ficticios e inventados; de hecho, lo mismo no pensó absolutamente en nada y únicamente se dejó llevar por el instinto, pero creemos que los grandes jugadores, son capaces de pensar muy rápido y muy bien con tan solo ver la posición de compañeros y defensores en el campo (Magic entendía tanto el juego, que a veces no necesitaba ni siquiera ver para saber lo que iba a ocurrir).

Acabo de recibir, tengo opción de tiro pero estoy a 7 metros y eso dejaría una última opción a los Celtics… mejor esperar. Estoy defendido por McHale, interesante porque eso quiere decir que Worthy tiene ventaja sobre Dennis Johnson… pero James está en el lado débil y no hay tiempo suficiente para hacerle llegar el balón. Kareem está frente a mí en el poste bajo, la jugada inicialmente estaba pensada para él, pero si le paso el balón va a estar defendido por Robert Parish y por McHale que irá a hacerle el 2×1. Kareem es buen pasador y me la podría devolver en el corte pero teniendo dos defensores encima con brazos largos no será sencillo. Mejor rompo en velocidad a McHale dirigiéndome al centro de la zona y vamos viendo qué ocurre.

He perdido bote y acabo de hacer el rodapasos, ahora sí que hay que pensar a toda velocidad y actuar. Tengo a 3 defensores encima. A McHale que viene acompañándome desde el inicio de la jugada, a Robert Parish que ha abandonado la vigilancia a Kareem y a Larry Bird que ha dejado a Michael Cooper solo en el triple. Cooper y Byron Scott son dos buenos tiradores pero Danny Ainge está en medio de ambos y podría llegar a puntearles. La mayor ventaja no está ahí. Dennis Johnson sigue pegado como una lapa a James Worthy bajo el aro. Worthy es mucho más alto pero tampoco está ahí la ventaja… La mayor ventaja está en Kareem que está completamente solo. ¿Cómo le hago llegar el balón? Parish es una torre y ha saltado al tapón, McHale tiene unos brazos kilométricos y también ha saltado a taponarme… Mira que tengo recursos, pero este pase entre tanto brazo es complicado.

¿Paso o tiro? Si paso a Kareem y la asistencia sale bien, canasta. Si paso, el balón toca a alguien y sale mal, posiblemente perdamos el partido. Si tiro y consigo anotar, nos volvemos a poner por delante en el marcador. Si tiro y fallo, aún quedarán un par de segundos para que Kareem pueda palmear el balón en caso de que éste rebote hacia el centro o hacia la izquierda. Si rebota a la derecha, Worthy también se la puede quitar a Dennis Johnson por alto. ¿Paso o tiro? Esta vez es mejor tirar. Venga baby hook, no me falles!!!

Y no lo hizo. Magic sobremarcado por toda la defensa Celtic anotó un canastón a 2 segundos del final que ha pasado a la historia del baloncesto por producirse en unas finales, precisamente en el clásico de los clásicos: Lakers-Celtics.

Larry Bird aún tuvo tiempo de zafarse del marcaje de Worthy para lanzar un tiro muy forzado pero perfectamente dirigido, que rebotó en la parte trasera del aro. Los Lakers ganaron en el Boston Garden poniendo el 3-1 en una eliminatoria que posteriormente ganarían en el sexto partido. Este anillo para los Lakers suponía el fin de una era… ya que los Celtics tardarían 21 años en volver a aparecer en unas finales de la NBA.

El baby hook de Magic imagen a imagen:

Magic_Baby_Hook1

Magic_Baby_Hook2

Magic_Baby_Hook3

Magic_-Baby_Hook4

Magic_-Baby_Hook45

Magic_Baby_Hook5

Magic_Baby_Hook_6

El video con el baby hook de Magic:

El resumen del partido, para aquellos que quieran volver a ver en acción a Celtics y Lakers:


Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario

Partidos míticos: Reggie Miller y su idilio con el Madison Square Garden

Reggie-Miller-Spike-Lee

Hoy traemos un “5 en 1” ya que hablaremos de cinco partidos distintos en una sola entrada. ¿Por qué? Porque al igual que sucede con el todo y sus partes, no podemos separar a Reggie Miller del Madison Square Garden de New York… escenario donde el alero de Indiana Pacers dio auténticos recitales ante la animadvesión de la grada.

Cada vez que Reggie Miller visitaba el Madison, se intuía que algo iba a ocurrir… cada partido era especial… un jugador enfrentado a toda una ciudad.

1 de Junio de 1994. Quinto partido de las Finales de la Conferencia Este. Ambos equipos habían ganado sus partidos en casa, por lo que con la serie igualada a 2, los Pacers visitaban el Madison Square Garden con la intención de ponerse por delante.

El tercer cuarto finaliza con 70-58 a favor de los Knicks pero algo ocurre entonces, que cambia el partido, y quizá también muchos partidos venideros. Reggie Miller anota un triple y comienza a increpar a Spike Lee (famoso director de cine y fan incondicional de los Knicks que acostumbra sentarse en primera file, a pie de pista). Parece que Spike Lee previamente había estado picando a Reggie Mille, mofándose de él cuando fallaba y comparándole con la que fuera ex-jugadora de la WNBA y a la vez su hermana, Cheryl Miller.

Reggie Miller asumió la responsabilidad espoleado por su pique con Spike Lee, y tras cada canasta, se cruzaba con el director insultos y miradas desafiantes. Reggie Miller incluso se llevaba las manos al cuello en signo de ahogamiento, mientras el famoso director, tampoco se quedaba atrás, puesto en pie mientras gritaba improperios al alero de los Pacers. Los triples de Miller se iban sucediendo (hasta 5 anotó en el último cuarto), pero Miller también anotaba de dos con la mano de John Starks literalmente en la cara… nada ni nadie podía parar aquella noche a Reggie Miller. Spike Lee prendió la mecha y Miller incendió el Madison.

spike_lee_reggie miller

Los Pacers vencieron 96-85 y Miller finalizó el partido con 39 puntos, 25 de ellos conseguidos en el último cuarto, en una de las actuaciones más legendarias de la historia. Los diarios neoyorkinos lo tuvieron muy claro, Reggie Miller había ganado la batalla a Spike Lee y a toda la gran manzana… La portada del “Daily News” al día siguiente hablaba por sí sola: “Muchas gracias Spike”.

Es evidente que Spike Lee aquella noche, se metió con el hombre equivocado.

7 de mayo de 1995. Primer partido de las Semifinales de Conferencia en 1995. El destino volvía a cruzar a Pacers y Knicks en Play Offs. A pesar de que un año atrás, los Knicks consiguieran imponerse en el partido 7 a los Pacers y avanzar hacia las finales, los ánimos estaban caldeados en el Madison Square Garden y las iras de los aficionados tenían un único destinatario. Pensar que Reggie Miller no iba a tener una noche fácil porque el público se la tenía jurada, era no conocer bien a Miller… ya que nada motivaba más a Reggie que tener a todo un estadio abucheándole.

Los Knicks ganaban 105-99 a tan solo 18 segundos para el final. Había risas entre el público e incluso en el banquillo de los Knicks ¿Partido decidido? No tan deprisa… y menos si está en cancha, uno de los jugadores con más clutch que ha habido nunca. Los Pacers ponen el balón en juego y Reggie Miller, nada más recibir, se gira y anota un triple. Así de fácil o así de difícil (según como se mire).

Anthony Mason se dispone a sacar de fondo, pero instantes antes de pasar el balón a Greg Anthony, éste se trastabilla y cae al suelo. Reggie Miller recupera la posesión y pudiendo anotar de dos, decide dar la vuelta y dirigirse al triple. Lanza… y convierte el lanzamiento de 3 que pone el empate en el marcador.

Al ser preguntado sobre porqué prefirió dar unos pasos atrás buscando el triple en vez de anotar de dos, Miller lo tenía claro: “Quería clavarles una estaca en sus corazones”.

miller_knicks

Meter 2 triples en 3,1 segundos en tu escenario favorito no tiene precio, pero Miller lo que quería por encima de todo, era ganar el partido. John Starks recibe una falta, pero le puede la presión fallando los dos tiros libres, Pat Ewing se hace con el rebote ofensivo pero tampoco consigue anotar a 2 metros del aro. Finalmente es Reggie Miller quien atrapa el rechace y recibe una nueva falta personal. Dos tiros libres. El público achucha demostrando toda la hostilidad que es capaz, pero en el fondo son conscientes que Reggie no va a fallar. Y no lo hace. 8 puntos de Reggie Miller en 8,9 segundos dan la victoria a los Pacers.

Los fans de los Knicks salen del pabellón preguntánose cómo han podido perder un partido que estaba ganado. La respuesta es obvia y lleva el 31 a la espalda: Reggie Miller.

Los Pacers ganaron la serie 4-3 a los Knicks, vengándose de lo sucedido la temporada anterior y volviendo a las finales de la Conferencia Este, donde caerían derrotados en el séptimo partido ante Orlando Magic.

10 de Mayo de 1998. Cuarto partido de las semifinales de Conferencia. Los dos primeros partidos en Indiana fueron para los Pacers mientras que los Knicks se llevaron el tercero en New York por lo que el cuarto se disputaría en el Madison de nuevo, con las espadas en todo lo alto.

John Starks, dese la línea, coloca el 102-99 a favor de los Knicks a tan solo 19 segundos del final del partido. Pinta bien para los locales pero el público ya no se fía… como se demuestra en la siguiente jugada. Rick Smits falla su lanzamiento pero el rebote ofensivo es para lo Pacers que buscan a Mark Jackson que está libre en la línea de 3, pero Jackson ve que le vienen dos defensores y que Reggie Miller está completamente solo en el triple. Mientras el extra pass se dirige a Miller, y éste prepara su lanzamiento, las caras del público lo dicen todo. Los que saltaban pidiendo defensa, dejan de hacerlo; otros se agarran la cabeza en señal de deseperación; otros vocalizan “OHHH NOOOO!!!!”. El balón, aún no había salido de las manos de Miller, y el Madison Square Garden ya sabía que aquel tiro atravesaría la red. A tan solo 5 segundos del final, Reggie Miller empataba el partido silenciando el pabellón.

reggie-miller-knicks

En la prórroga, los Pacers vencieron 118-107. Reggie Miller se fue hasta los 38 puntos (era su séptimo partido por encima de 30 puntos contra los Knicks en Play Offs) e Indiana ganó la eliminatoria en 5 partidos pasando por tercera vez en 5 años a las Finales de la Conferencia Este. Allí les esperaban los Bulls.

Los Pacers pusieron en serios aprietos a los de Chicago que finalmente los Bulls se impusieron en un apretado 4-3. Inolvidable el game winner de Reggie Miller, defendido por Michael Jordan que empataba la eliminatoria a 2…

El video del triple de Miller que congeló el Madison, comentado entre otros por Spike Lee y Magic Johnson:

2 de Junio del 2000. Sexto partido de las finales de la Conferencia Este. Los Pacers van venciendo 3-2 en la eliminatoria y tienen la ocasión de certificar el pase por primera vez en su historia, a las finales de la NBA, precisamente en el Madison Square Garden.

Como cuando el tiburón huele la sangre de su presa, los Pacers no dieron opción a los Knicks venciendo 93-80 con un Reggie Miller espectacular: 10/19 en tiros de campo, 5/7 en triples, 9/9 en tiros libres, 5 rebotes, 4 robos de balón y un tapón.

Miller_pacers_2000_nba_finals

34 puntos en su pabellón favorito y ante la afición de los Knicks. Nunca una victoria supo tan bien, tanto por lo que significaba (su primer billete a las finales) como por el escenario en el que se produjo.

5 de abril del 2005. Reggie Miller había anunciado su retirada de las canchas y visitaba por última vez el Madison Square Garden… Una guerra nacida tantos años atrás, no entiende de treguas y el partido comienzó como en tantas otras ocasiones, Reggie Miller abucheado e insultado por el público neoyorkino.

En un partido sin historia donde Reggie Miller estuvo más gris de lo habitual anotando solo 13 puntos (los Pacers vencieron 97-79), la sorpresa vino cuando el partido estaba a punto de finalizar… Los aficionados de los Knicks, quizá movidos por la nostalgia de tantas batallas vividas y por darse cuenta que nunca más tendrían que preocuparse de que Reggie Miller les amargara el día… en señal de reconocimiento a toda una carrera, comenzaron a corear: “Reg-gie!!! Reg-gie!!!”. Miles de gargantas sonaban en el pabellón: “Reg-gie!!! Reg-gie!!!”, pero realmente, se podía escuchar el sentimiento de toda la ciudad de Nueva York gritando al unísono: “Reg-gie!!! Reg-gie!!!”

miller-lee-hug

El público le tributó una sonora ovación puesto en pie y Reggie Miller agradeció el gesto fundiéndose en un sentido abrazo con Spike Lee. Su archienemigo. Porque cada vez que Reggie Miller visitaba el Madison Square Garden, no ganaban los Pacers o los Knicks… ganaba el baloncesto.

“El Madison Square Garden sacaba lo mejor de mí. Siempre lo hizo. Encendía un fuego en mi interior. No había nada que quisiera más que ganarles en su campo y robarles su show. Me divertí mucho haciéndolo.”

Reggie Miller

Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario

Partidos míticos: Jacob Pullen supera a Oscar al anotar 12 triples de 15 intentos

Pullen_record_triples
Ayer hablamos del partido en el que Leo Gutiérrez anotó 15 triples. En otra entrada, hace ya unos años, también pudimos ver los partidos en los que se registraron los record de triples en la NBA, que lo tienen compartido Kobe Bryant y Donyell Marshall con 12, así que hoy es el turno de la ACB.

El record de triples en un partido de la ACB, lo ostentaba el brasileño Oscar Schmidt, que el 19 de marzo de 1994, jugando para el CB Valladolid, logró 11/19 en triples en la cancha del Murcia.

8 de marzo del 2014. O lo que es lo mismo, 7294 días después, el record fue superado por el jugador del FC Barcelona Jacob Pullen, que en la victoria de su equipo en Valladolid, consiguió 12 de 15 aciertos desde l línea de 3 y nada menos que 42 puntos (en tan solo 23 minutos disputados!!!).

Una vez que la línea pasó de 6,25 a 6,75 metros, los máximos triplistas habían sido Carl English y Jimmy Baron con 8 cada uno. Marcas que quedan ya muy por debajo de la lograda por Pullen.

Desde la temporada 2001-2002 nadie había anotado 42 puntos en un partido ACB.

Teniendo en cuenta que la media de Pullen la temporada pasada, fue de 6,6 puntos en 10 minutos de juego por encuentro, podemos hablar de que aquella tarde en Valladolid, Pullen explotó, alcanzando un nivel de acierto muy difícil de superar.

Es el momento de recordar a Pullen completamente on fire… su equipo le buscaba, el banquillo al completo se lo pedía: “uno más, uno más!!!!”, el público rival le jaleaba para que siguiera intentándolo y le aplaudía cada nuevo acierto… y Pullen a falta de 13 segundos para el final, conseguía el duodécimo triple que le permitiría pasar a la historia de la ACB:

Días después, plantearon a Pullen el reto de volver a lanzar, esta vez sin defensa, 15 triples para intentar superar los 12 conseguidos en el partido… ¿Cuántos será capaz de meter?

Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario

Partidos míticos: Los 15 triples del argentino Leo Gutiérrez

Leo Gutierrez triple

Hoy no hablaremos de una super estella de la NBA, ni tan siquiera hablaremos de un jugador conocido a nivel de calle, pues el protagonista de esta entrada es el internacional argentino Leo Gutiérrez.

3-12-2010. Ganador del oro olímpico en Atenas 2004, Leo batió todos los records al anotar 15 triples en la victoria de su equipo Peñarol ante Boca en la Liga Nacional (máxima competición en Argentina).

Leo Gutiérrez anotó 48 puntos en una magnífica serie de 15/22 triples. Las declaraciones post partido del ala-pivot reflejaban su estado de ánimo: “Es impresionante, muy lindo. Yo no juego para esto. Mis compañeros me decían en el vestuario que me la iban a dar para que lo batiera. Estoy contento porque el equipo jugó muy bien y dimos una clase de básquet”.

En esta ocasión, en vez de contarlo, preferimos que directamente veáis la exhibición de tiro de Leo Gutiérrez en el siguiente video:

Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario

Zorionak Erik!!!!

11 de Agosto del 2014. Hoy cumple 19 años nuestro compañero de equipo Erik Badiola. Esperamos que pases un gran cumple y que te guste el mosaico que hemos preparado…

¿Qué rizos son esos? ¿Y esa pose de tio duro luciendo torso? y lo más importante de todo… ¿Where is Marta?

Felicidades Erik!!!!

Zorionak Erik

Publicado en Noticias C.B. La Peña | Deja un comentario

Partidos míticos: El triplazo de Damian Lillard contra los Rockets para ganar una eliminatoria de play offs

damian-lillard-chandler-parsons-nba-playoffs-houston-rockets-portland-trail-blazers

Damian Lillard solo lleva 2 temporadas en la NBA, tiempo más que suficiente para haberse convertido en el jugador con más clutch de la liga. Son ya muchos los lanzamientos decisivos que acumula Lillard, pero hoy hablaremos de su game winner más famoso, el producido en el sexto partido de la primera ronda de los playofss 2014 ante los Rockets y que valió el pase a las semifinales de Conferencia a su equipo por primera vez en 14 años.

Sin duda, la pasada temporada vivimos la mejor primera ronda de Play Offs de la historia, con 5 eliminatorias decididas en el séptimo partido (Pacers-Hawks, Nets-Raptors, Spurs-Mavericks, Thunder-Grizzlies y Clippers-Warriors). Por si eso fuera poco, también tuvimos la suerte de presenciar un game winner que supuso que un equipo pasase a la siguiente eliminatoria (hecho que no se producía desde 1997).

2 de mayo del 2014. Los Trail Blazers necesitaban finiquitar la serie en Portland ya que si los Rockets conseguían empatar a 3, el séptimo partido se jugaría en Houston. Mucha igualdad durante los 48 minutos, que parecía decantarse a favor del equipo tejano cuando Chandler Parsons anotaba a aro pasado después de haberse hecho con el rebote ofensivo tras el fallo de James Harden.

Nueve décimas de segundo y saque de banda a favor de los Blazers. No había tiempo material para botes de balón; únicamente era viable confiar en el catch & shoot. Y en Portland cuando han tenido que confiar en alguien en estas situaciones, Lillard siempre ha dado la cara. Los Rockets también lo saben y ponen a defenderle a Parsons, más alto y con más capacidad para obstaculizar el tiro… pero Lillard es más rápido y sale del bloqueo indirecto unas décimas de segundo por delante de su defensor… según se acerca al balón, Lillard la va pidiendo agitando sus brazos porque la quiere. La quiere recibir. La quiere meter. Y la mete.

Apoteósis, delirio y locura en las gradas. Los Trail Blazers pasan de ronda y los Rockets están eliminados. El buzzer beater de Lillard desde todos los ángulos:

Para quien no conozca al jugador y piense que pudo ser un golpe de fortuna… diremos que aquella noche, Lillard acabó con 25 puntos (2/4 en tiros de 2, 6/10 en triples y 3/3 en tiros libres).

En enero de este año, leímos que las estadísticas acumuladas de todas las prórrogas que Lillard había disputado hasta entonces en la NBA, no podían ser más determinantes: 45 minutos, 43 puntos, 10/10 en tiros de 2, 5/9 en triples, 8 de 8 en tiros libres y una +/- de +31. Portland ganó 7 de los 8 partidos.

Por último, el top 10 de tiros decisivos de Lillard en la temporada 2013/2014. Tener al menos 10 jugadas de este calibre en tan solo una temporada no está nada mal:

Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario

Partidos míticos: Un día en la vida de Dennis Rodman (34 rebotes a los Pacers)

Dennis-Rodman-rebound

Mítico lo que se dice mítico, este partido no es… pero sí que podemos definir como jugador mítico a su protagonista, Dennis Rodman.

Grandísimo defensor y excéntrico como pocos, Rodman era puro espectáculo en la cancha. Con él en pista, cada rebote era la tercera guerra mundial. En defensa, cerraba su aro a cal y canto, mientras que en ataque cargaba el rebote como si su vida dependiera de ello.

Podríamos hablar largo y tendido de sus 5 anillos, de sus All Stars, de sus títulos como mejor defensor de la NBA… pero hoy, nos centraremos únicamente en la faceta del juego que Rodman elevó a una nueva dimensión: el rebote.

Unos cuántos datos estadísticos curiosos sobre la capacidad reboteadora de Rodman

• Jugador más veterano en liderar la NBA en rebotes: 36 años, 341 días el 19 de Abril de 1998.

• Mayor promedio de rebotes en una temporada desde 1973 con 18.66 (1991-1992)

• Mayor número de rebotes saliendo desde el banquillo: 25, San Antonio Spurs- Indiana Pacers, 22 enero de 1995.

• Solo cinco jugadores en la historia de la NBA atraparon al menos 1530 rebotes en una temporada (junto a Wilt Chamberlain, Bill Russell, Jerry Lucas y Bob Pettit)

• Solo seis jugadores en la historia de la NBA tienen varias temporadas promediando más de 18 rebotes (junto a Wilt Chamberlain, Bill Russell, Jerry Lucas, Nate Thurmond y Bob Pettit)

• Solo dos jugadores en la historia atraparon al menos 500 rebotes ofensivos en una temporada (junto a Moses Malone).

• Solo 3 jugadores en la historia atraparon al menos 1000 rebotes defensivos en una temporada (junto a Elvin Hayes y Kareem Abdul-Jabbar).

• Solo 5 jugadores han conseguido desde la temporada 1973-1974 varios partidos de al menos 30 rebotes. Kevin Willis (2), Kareem Abdul-Jabbar (2), Swen Nater (3), Moses Malone (2) y Dennis Rodman (5).

Todos estos datos están muy bien, pero también se podrían resumir en una sola pregunta:

¿Puede un jugador ser el mejor reboteador de la NBA durante 7 temporadas consecutivas?
Nadie puede decirlo, salvo Dennis Rodman que con sus 2 metros raspados sí fue capaz de hacerlo posible: 1992 (18.7), 1993 (18.3), 1994 (17.3), 1995 (16.8), 1996 (14.9), 1997 (16.1), 1998 (15.0).

4 de marzo de 1992. Los Pistons reciben a los Pacers en el Palace de Aurburn Hills. A pesar de los 34 rebotes que Rodman capturó (el tope de su carrera), aquella noche no creemos que el Gusano la afrontase de un modo especial. Se trataba de un partido más, en el que volvería a hacer lo que hacía siempre, matar por cada posesión…

En el video podemos ver como los rebotes iban cayendo (16 defensivos y 18 ofensivos) mientras el público se los iba contando con cartulinas… también vemos a Rodman ganarse una técnica y protestar, lanzarse en plancha para salvar un balón que iba fuera, anotar bajo el aro y celebrarlo como si acabase de conquistar el anillo… todo ese tipo de cosas que hacía de Rodman, un jugador tan especial.

Como el que cada mañana se levanta y acude a la oficina a trabajar; la oficina de Rodman era la zona y su trabajo, adueñarse de ella.

Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario

Partidos míticos: La remontada imposible de la URSS a Yugoslavia en la semifinal del Mundobasket 1986

urss-yugoslavia-1986

Tras el éxito de la plata conseguida en Los Angeles 1984, el Mundial de 1986 que se iba a disputar en España, era cuando menos ilusionante de cara a intentar volver a repetir metal, pero Brasil (en el enésimo partidazo de Oscar) se cruzó en el camino de la selección, apartándole de la lucha por las medallas.

Así todo, hoy hablaremos del partido que todos los aficionados al baloncesto recordamos de aquel mundial… que no fue una emocionante final donde los Estados Unidos de David Robinson, Mugsy Bogues, Kenny Smith, Sean Elliott, Steve Kerr… se impusieron por tan solo 2 puntos a la Unión Soviética, sino la gran semifinal que disputaron Yugoslavia y la URSS en el Palacio de los Deportes de Madrid.

19 de julio de 1986. A modo de presentación, las plantillas de ambas selecciones:

URSS: Arvydas Sabonis, Valdis Valters, Alexander Volkov, Vladimir Tkachenko, Tiit Sokk, Alexander Belostenny, Rimas Kurtinaitis, Valdemaras Homičius, Sergei Tarakanov, Valeri Tikhonenko, Sergei Grishaev, Andris Jekabsons (Entrenador: Vladimir Obukhov)

Yugoslavia: Dražen Petrović, Alexander Petrovic, Dražen Dalipagić, Vlade Divac, Stojan Vranković, Ratko Radovanović, Zoran Čutura, Emir Mutapcic, Danko Cvjetičanin, Franjo Arapović, Zoran Radović, Veljko Petranović (Entrenador: Krešimir Ćosić)

Tras un partido repleto de calidad, pero también de tensión y dureza, tan solo quedaban 46 segundos para el final y Yugoslavia vencía 85-76. Hasta entonces, Petrovic había hecho lo que mejor sabía, hacerse el amo y señor del partido superando la defensa rusa una y otra vez… sus celebraciones y gestos no gustaban a un público que lo abucheaba, porque no era capaz de olvidar las grandes hazañas del genio de Sibenik cada vez que la Cibona se había enfrentado al Real Madrid.

Pero tan solo 6 segundos bastaron para que el partido se abriese sorprendentemente… un jovencísimo Sabonis, que llevaba 3/3 desde la línea de 6,25 m, convertía su cuarto triple del partido (en esta ocasión a tabla!!!) y los yugoslavos perdían el balón nada más sacar de fondo; error que no perdonaba Tikhonenko al anotar un nuevo triple que reducía la ventaja a solo 3 puntos, dejando el marcador en 85-82.

La grada era un clamor: “Rusia!!! Rusia!!! Rusia!!!”. Remontadas épicas hemos visto muchas en el basket moderno, pero casi siempre a base de cometer faltas y llevar al equipo contrario a la línea de personal… esta vez hablamos de una remontada imposible, porque en 1986 aún existía la regla de que una vez cometida la falta personal, el equipo que la recibía, podía elegir si sacar de banda o lanzar 2 tiros libres (que se convertían en 1+1 en caso de haber llegado ya al bonus de las 7 faltas). En estas circunstancias, los rusos cometieron 3 faltas personales, pero Yugoslavia ante el temor de fallar el 1+1, siempre elegía volver a sacar de banda… así que salvo que se produjese un error mayúsculo, el partido iba a terminar sin que la URSS tuviera siquiera la opción de lanzar a canasta.

Pero el error mayúsculo llegó, cuando un imberbe Vlado Divac (que contaba por aquel entonces con 18 años) cometió unos inexplicables dobles ante la presión soviética. Los rusos sacaban de banda a falta de 12 segundos para el final y necesitaban anotar el tercer triple consecutivo que llevase el partido a la prórroga. Con Kurtinaitis eliminado por faltas, las opciones para lanzar y anotar el triple pasaban por Homičius, Tikhonenko, Sabonis o Tarakanov ya que el base Valdis Valters (padre de Kristaps, jugador del Fuenlabrada, Joventut o Unicaja) llevaba en ese momento un paupérrimo 1/8 en tiro, además de un campeonato más bien gris… pero caprichos del destino, Valters no se arrugó y tras recibir el bloqueo de Sabonis lanzó en suspensión para anotar el triple más importante de su vida. Prórroga!!!

Antes de que el tiempo extra comenzara, Divac rompía a llorar desconsolado. Algunos compañeros trataban de consolarle sin éxito, mientras otros le abroncaban por haber dejado escapar la final con aquel error de novato… Divac, años después, reconocería que aquel fallo le curtió y le hizo un hombre. De hecho, en su dilatada y exitosa carrera, fue el primer yugoslavo en jugar en la NBA y también tuvo tiempo de resarcirse de lo ocurrido en el Mundobasket de España 1986, colgándose dos oros en los Mundiales de Argentina 1990 e Indianápolis 2002.

Volviendo al partido… la prórroga comenzó con un equipo pleno de moral y otro mentalmente abatido, pero el encuentro no se decidió hasta que en el último minuto, Sabonis puso por delante a la Unión Soviética (91-90) y Yugoslavia perdió el balón en la siguiente posesión. Los 5 jugadores rusos se colocaron abiertos para pasarse el balón unos a otros, mientras los yugoslavos les persiguían sin ni siquiera llegar a hacer falta. El tiempo se consumió y la URSS se llevó el partido. Un partido que anímicamente ya había terminado en el preciso momento en que Valters anotó el triple del empate. El triple que culminó la remontada imposible.

Publicado en Partidos míticos | Deja un comentario